La paternidad y ese espacio de a dos. Sólo dos.

En este día en el que el amor está en el aire, no pude evitar pensar en el amor que siento por el papá de Felipe. En la fortuna de tenerlo a mi lado en la crianza, su apoyo y lo mucho que me vuelvo a enamorar cada vez que los veo juntos. Y me puse a pensar en el amor de a dos. En el amor enamorado de los papás y de lo mucho que cambian las cosas con la llegada de un bebé.

En el embarazo todo es maravilloso y están mutuamente más enamorados que nunca. La panza, la mujer que se pone radiante, los antojos y las excusas para mimarnos. Ese saber que pronto dejarán de ser sólo dos, hace que el tiempo juntos sea maravilloso, casi sin darnos cuenta… Pero después, la falta de sueño, el desconcierto de la novedad y el tsunami hormonal, dejan en decimocuarto lugar al romanticismo, muuuuuuy lejos, detrás de un café caliente y una ducha de más de 5 minutos. Ahí nace una nueva forma de amor, que surge de los dos que volvieron a nacer con ese bebé.

Hay que seguir trabajándolo, aún con más dedicación. Porque los primeros meses son difíciles, muy difíciles. Pero, una mirada, una caricia o un abrazo a tiempo, rompen el loop y emergen de lo profundo de su ser la complicidad, la picardía y el embrujo enamorado que los unió hace mucho tiempo, cuando comenzaron a caminar ese maravilloso camino de dos.

Mimos, detalles, gestos. Ahora, donde estés, dejá lo que estés haciendo. Hay un millón de formas, elegí la tuya. Y hacéselo saber. Hacele saber que tu amor es infinito y que juntos pueden conquistarlo todo!

Feliz día de San Valentín de parte de Bienvenido Bebe.

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search