3 Consejos para conseguir parar el tiempo y prepararte con calma para la llegada de tu bebé

 

PREPARARSE

Dice el diccionario: Verbo pronominal – Ponerse en las condiciones físicas o psicológicas necesarias para realizar una acción futura o afrontar una situación incierta.

Y pensando en las últimas semanas del embarazo y todo lo que se nos viene encima cuando llega un bebé, prepararnos, a consciencia y con tiempo, es lo mejor que podemos hacer! Y cuanto cuesta hacerlo!!!

Escuché taaaantas historias tipo:

«Trabajé hasta el último momento y la primera noche de mi licencia, rompí bolsa!

No tenia ni el bolso preparado!!! Ni hablar del cuarto, que había dejado muchas cosas

para terminar en esos días. Sentí que YO no estaba lista…»

 

Ir bajando el ritmo al final del embarazo es necesario para poder prestar atención al cuerpo, a lo que estamos sintiendo, tanto física como emocionalmente. Es un cambio TAN GRANDE, tan brutal, el que pasamos cuando nos convertimos en mamás, que estar mejor preparadas para afrontar este momento nos empondera. Nos sentimos listas, confiadas y nos entregamos de lleno a todo el proceso.

Por eso, parar, poco a poco, e ir haciendo tiempo y espacio para recibir a tu bebé es tan necesario, porque nos pone en sintonía, conectándonos en esta espera antes de que todo se acelere como nunca nada antes se aceleró ni puso tu vida patas para arriba!

Te preguntarás cómo podés conseguir frenar la inercia y PARAR, no?  Tranquila, te contamos 3 consejos para hacer que el tiempo se detenga  y que te ayude a tener ese momento para ir preparándote para la llegada de tu bebé. Anotá:

 

#1 Ponelo en tu agenda.

No importa si es en tu teléfono, tu planner semanal (¿conocés el nuestro?) o en tu clásica agenda de papel. Buscá un momento al día, y si te parece muy ambicioso, un momento a la semana, y reservalo!

Seguramente tenés turno con el obstetra después de todo el día de trabajo, curso de preparto, yoga, el cumpleaños de tu suegra y el bautismo de la hija de tu mejor amiga. Igual, reservate una o dos horas por semana. Esa es la única forma de darle un lugar: haciendo lugar. Y para eso, amiga, es necesario organizarse.

 

 

#2 Salí a caminar y a respirar.

Vivas donde vivas, seguro tenés cerca un lugar donde rodearte de verde. Los japoneses lo llaman Shinrin-yoku al acto de sumergirse en una atmósfera de bosque. Es una técnica de reconexión consciente con la naturaleza que produce un beneficio general sobre la salud.

En la ciudad de Buenos Aires, a distintas horas del día podes encontrar tu refugio:

El Lago de Regatas, en Belgrano, bien temprano a la mañana.

La sombra del Jardín Botánico, para protegerte del sol al mediodía.

Y el Rosedal de Palermo y sus colección de más de 18.000 rosas al atardecer.

Y si no tenés un parque cerca para perderte entre el verde, podés levantar los ojos al cielo y dejar que la mirada atraviese las copas de los árboles, hacia la inmensidad azul del cielo.

Sumale una buena playlist, respirar hondo y por unos minutos, el Paraíso es de uds. dos solos!

 

 

#3 Un taller que te saque de la rutina!

El Espacio Tertulia, en Palermo, es un oasis de paz en la ciudad donde se realizan talleres y encuentros que abordan temas vinculados a la mujer en las diferentes etapas de su vida. Reconocidos profesionales dictan talleres de uno o varios encuentros, en un ambiente de calma, reflexión y contención.

Uno de nuestros favoritos son las Rondas para Embarazadas y la Lic. Natalia Carballo, que lleva adelante el taller, nos lo explica así: «Las Rondas de Mujeres Embarazadas y las Rondas de Mamas con bebés son un espacio de contención y sostén que ofrecemos para que no tengas que vivir este momento tan importante de tu vida en soledad. Vivimos en un mundo cada vez más conectados pero paradójicamente cada vez más solos, no te quedes sola, vení a compartir con otras mujeres que están viviendo lo mismo que vos, todas tus inquietudes, miedos y dudas en un ambiente de mucha calidez y respeto, sin juzgar ni ser juzgadas». (Fuente: Instagram)

En Recoleta, los grupos de gimnasia para embarazadas de Vicky Seguí y su propuesta de Parto, Relajación y Movimiento! crean una tribu que te contiene, emponderada y acompaña durante el embarazo y los primeros meses con tu bebé. Es necesaria una reunión previa de información, para conocerse. Podés pedirla acá.

Otra alternativa es ir aprender algo que te guste e inspirarte en un Workshop.  Por ejemplo, el de Perfumes & Velas perfumadas naturales de Felizza Anunciatta o los workshops botánicos de Compañía Botánica son una experiencia en si misma. Están super bien trabajados, cuidando los detalles, en ambientes cargados de belleza. Salis con todos los sentidos estimulados. Y super inspirada! Oxitocina pura… 🙂

***

¿Qué te parecen estas propuestas? ¿Querés sumar alguna?

Escribinos acá abajo en los comentarios!

 

Ph Unsplash

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Start typing and press Enter to search